La nueva cortesana



En el palacio persa del Gran Daray se celebraría una fastuosa fiesta de máscaras, a la cual acudirían las doncellas más bellas del reino, con el objeto de elegir a su próxima cortesana.

Todas las muchachas del pueblo se habían engalanado con sus mejores prendas y utilizando una máscara para ocultar su identidad, intentarían despertar la lujuria del rey, famoso por ser considerado insaciable sexualmente. Utilizarían las mejores armas de seducción de que fueran capaces, pues la competencia era feroz entre ellas, y sólo una sería la premiada.

Bajo los ricos vestidos que las cubrían, había algunas sorpresas preparadas… Jazmín había tatuado su entrepierna con una serpiente dorada… Azul había adherido bellas mariposas de color sobre sus ardientes senos… Surena tenía un cinturón de cadenas que tintineaban a su paso… Cloe llevaba atado a la pierna un par de pañuelos de seda…

Al iniciarse la velada, todos comieron los manjares que se les ofrecían y bebieron copiosamente hasta perder noción del tiempo y del espacio, pero no del objetivo principal. El Gran Daray quitaba lentamente, uno a uno los velos que cubrían los cuerpos de las sensuales muchachas… al llegar a las mariposas de Azul, las arrancó con los dientes, dejando al descubierto una areola rosada, totalmente apetecible para cualquier lengua, y decidió probar su sabor rodeándola muy despaciosamente, untando sus pezones con miel de sus propios panales, absorbiéndolos, degustándolos… pero luego de unos minutos, decidió que no eran de su agrado… y se volcó a la siguiente ninfa.

Atraído por el sonido de las cadenas de Surena, se acercó a ella y las quitó con fuerza, lamiendo con ansiedad su ombligo y su vientre liso. Sin embargo, los perfumes y aceites con que ella se había impregnado no satisfacían su olfato… y desechó su compañía.

A continuación, hechizado por la serpiente dorada de Jazmín, se acercó a ella y circundó con su lengua la vulva rosada y jugosa que se abría como una fruta desgajada y plena de sabores, bebiendo de las mieles dulces de su cáliz, catando su sabor salvaje femenino… pero éste no fue suficiente para él, y sin titubeos, la hizo a un lado también.

Temiendo ser descartada también, Cloe quitó sus prendas con lentitud, desató sus pañuelos y se acercó atrevidamente al Gran Daray, rodeando su cuello por detrás con sus sedas. Bailaba sensualmente al ritmo de las melodías del palacio y giraba en torno de su señor, moviendo sus caderas y exhibiendo su cuerpo armonioso.

Pasó su lengua por el lóbulo de la oreja del rey, bajó por su cuello… marcando un camino húmedo en ese recorrido, luego continuó jugueteando con su lengua por la boca experimentada de su señor, y ató por detrás las manos del rey con sus pañuelos de seda… El no opuso resistencia, estaba embelesado por la seducción de que era objeto, y comenzó a sentir los placeres que la joven le prodigaba.

Cloe quitó las prendas inferiores del rey y lamió su bálano y sus testículos a pleno, masajeando al mismo tiempo sus nalgas, arañando su espalda, provocándole las mayores delicias en su cuerpo, mientras los demás concurrentes la miraban excitados.
Lo absorbió hasta que lo trastornó.
Ya todos sabían quién había sido la vencedora, la que sería elegida como nueva cortesana del reino, esa mujer caliente que no dudó en desatar la lujuria entre todos los presentes y en su propio rey, que ya en ese momento había perdido el dominio de sí y bañaba su rostro con su abundante esperma… tras el tremendo orgasmo que había tenido, a la vista de todos.


Con una mirada triunfal, Cloe se quedó con el Gran Daray a pasar el resto de la noche en sus aposentos, esperando continuar lubricando los sentidos de su señor…




Publicado por Rebecca en "Las mil y una noches"


Safe Creative #0805200677454

14 comentarios:

Patricia Gold dijo...

Dichosa de Cloe....será visitada por varios..te lo aseguro.

....;)...sabe hacer las cosas.jaja..
ASI SE HACE CLOE..!!

Besitos Rebecca..hermoso tu blog!!!
ahhh y no vi el test..ahhh qué placer...

Patry..

Patricia Gold dijo...

Me acabo de avivar !!!ESTE ES TU RELATO EN LAS MIL Y UNA NOCHES..
vuelo para allá también..mirate vos que buena idea...
Yo nunca los posteé en mi blog también...

besitos y voy a comentar allí..no lo vi en mi entrada..

bye bye

Karnevoi dijo...

No llevo mucho tiempo siguiendo el blog, pero me parece magnífico. Este texto me ha gustado mucho.

BELMAR dijo...

Precisa y evocatoria historia, felicitaciones!

Catalina Zentner dijo...

¡Bravo por Cloe, demostró que no solamente basta la seducción sino también requiere su parte de astucia!

mi despertar dijo...

bello, diferente, sin igual...besos te dejo y sueños

Oreste dijo...

Complimenti per l'erotismo diretto, ma non è che poi Cloe fosse così esperta..... Per una che aspirava a quel ruolo, il finale poteva essere.... leggermente diverso. Comunque brava Rebecca. Un bacio Oreste

Belén dijo...

Hombre, empezando así... cualquiera!

madre mía es que las orejas son mi perdición :)

Besicos

lágrimas de mar dijo...

Niña me encanta, lista la chica además de caliente

besotes

lágrimas de mar

Rebecca dijo...

Adoro que me visiten.
Gracias por vuestro tiempo ;)

Patricia Gold dijo...

Y regreso...me río de el comentario de Belén,jajaja
somos varias las que tenemos como perdición las orejas, jajaja

Estoy con insomnio, asi que solo molesto visitando.

besos Rebecca..saludos a CLOE
TENES VISITAS EN ITALIANO???
guauuuu....

bellissimoo Rebeca!!! CIAO BELLA !!

Patry..(delirio nro....)

Anónimo dijo...

Muy bien escrito,Rebecca, no solo por el erotismo del relato en si, sino por la originalidad y la manera de contar. El blog completo esta muy bueno. Felicidades.
Jorge

SUSANA dijo...

Já! Chica astuta Cloé!

Eso se llama tomar las riendas de la situación!

Gran Daray, habías resultado flojito!

Buenísimo Becca!

Don Juan de Marco dijo...

Ya no me acordaba de estos relatos, pero como rey me he sentido una vez más..."

bendita seas entre todas las mujeres...

Don Juan De Marco, vuelve a nacer un amante más para ustedes...