Horas extras

(Él) Hoy tuvimos un día muy ajetreado en la empresa. Continuamente sonando el teléfono y pidiéndome alguna tarea más. ¡Quiero irme ya a casa! Pero justo cuando empiezo a recoger mis cosas, te veo entrar a mi despacho.

(Ella) Te saludo sonriente, pues veo que no ha sido un buen día para ti. “Traigo estas carpetas, a pedido del jefe… me dijo que las ojearas mañana a primera hora”.

(Él) Cuando te veo entrar tan deslumbrante, mi cansancio se evapora al instante. “Gracias, mañana las veré”, te digo guiñándote un ojo y apoyándolas sobre el escritorio. Te invito a sentarte, pero en un torpe descuido mío, desparramo todos los papeles…

(Ella) Me apresuro a inclinarme para recogerlos y tú también lo haces. Nos reímos infantilmente y me dices “¿Todavía queda mucha gente en el edificio?”. “Sí, bastante. Hoy parece ser un día interminable…

(Él) Veo el brillo inequívoco de tus ojos y, osadamente echo llave a la puerta. Me observas y sé que recuerdas aquel encuentro que tuvimos hace ya bastante tiempo. Me miras y sonríes…

(Ella) En tu actitud decidida, descubro que el instinto despierta en mí, y decido seguirte el juego. No creo que te atrevas a nada, sabiendo que afuera hay empleados trabajando aún.

(Él) Dejando los papeles abandonados en el piso, me acerco a ti y te tomo por la cintura. “Desafiemos el peligro”, te digo, pero no te dejo responder, porque mi boca ya está sobre la tuya.

(Ella) Sin saber cómo me dejo convencer, respondo a tus solícitos besos. Con fuerza, despejas de un manotazo la superficie del escritorio y me subes a él. Mi falda breve te facilita el trabajo… ya no soy consciente de los pasos apresurados en el pasillo exterior.

(Él) ¡Cómo me gustas! Despiertas en mí todos los demonios con tu natural sensualidad. Te deseo y quiero que tú también me desees. Veo que lentamente te dejas cautivar por mis arrumacos y mis besos.

(Ella) Tu experticia en juegos eróticos me asombra una vez más. Logras que la locura me invada y te arranque la ropa, tirándola al suelo, sobre los papeles.

(Él) Mi sexo está ardiendo, nena”, te digo. Y no dudas en besar a mi fiel compañero de batallas, volviéndolo totalmente tieso y enardecido.

(Ella) No sé cómo logras enloquecerme así… aun sabiendo el riesgo que corremos. De repente, oigo calmarse los pasos allí afuera… se están retirando todos y apagando las luces. “Ya no hay tiempo, debemos salir o nos dejarán encerrados”, te digo con repentino apremio.

(Él) ¡Qué inoportuno!”, me quejo. No tengo más remedio que vestirme apresuradamente y reunir los elementos dispersos en el previo instante de locura. Me cuesta abrochar mi abultado pantalón, pero en pocos minutos logramos recobrar un aspecto presentable e inocente.

(Ella) Retoco rápidamente mi peinado y mi maquillaje y te pido la llave para salir, un tanto confundida y ruborizada.

(Él) A la salida no te me escaparás”, sentencio. Y luego de dejar el despacho ordenado, te tomo la mano buscando la puerta de salida principal. “Taxiii!!”, grito ya en la calle. Es una pena que aquí no nos permitan hacer horas extras…

21 comentarios:

MEDEA dijo...

Niña, pero tu no tabas de puente como casi toda españa? Pues yo tampoco.
Y a quien no le gustaría que ocurriese eso en el aburrido trabajo?
Besitos

Elisabeth dijo...

si pero q no le ocurra al marido q se entera jejejejeje


besitossss

Marcelo dijo...

Excelente manera de festejar el día del trabajo!
Un beso

Verbo... dijo...

Las oficinas y despachos son testigos de como muchos y muchas se ganan el pan nuestro de cada día.

besos Nena ♥

HYDRO dijo...

Erotismo en todo su apogeo.Un beso.




P.D.Gracias por el beso candente;)

Sensaciones Encontradas dijo...

un placer ayudarte a mantener encendido el fuego de esta hoguera con estos textos.... contaràs lo que pasa despuès de la llamada del taxi??
esperando me quedo por seacaso ;)

Besos

Indra dijo...

Yo así haría horas extras sin parar, y si no me las pagan que más dá!!!! ;)
un muacksssssssssssssss

CalidaSirena dijo...

Bueno y ahora vengo yo a preguntar, a que empresa debo dirigirme, para que me den esa clase de horas extras??, porque en la mía, nada de naaaaaaaaaaa, joooo que envidia me das, cachis!!..
Besotes muy grandes

Yedra dijo...

Me apuntountountoooo!
Un besote!

isis de la noche dijo...

Jeje.. mira lo que siempre he pensado y que me lo has confirmado con este... (uf!) candente relato:

los sonidos de las puertas pueden despertar muchas sensaciones... solo puedo imaginarme el corazón de ella dar un brinco cuando él cerró la puerta y dio vuelta la llave.. y la determinación en la mirada de él después de hacerlo..


Tu relato está tan perfectamente narrado, que los dos mundos: el frío mundo de la rutina y la vida cotidiana de una oficina; y el candente mundo de la pasión desenfrenada del otro lado de la puerta; han logrado coexistir en el momento fuera del tiempo que surgió con el sonido de esa puerta...

¡Y vaya que me has transmitido esa emoción!!... qué escenas tan vívidas, mi querida Rebecca... Nos has metido en la cabeza de ambos... ¡¡genial!!!

Un placer leerte, como siempre ;)

besos!!! que tengas una semana maravillosa, llena de pasión al rojo vivo ;)

Patricia Gold dijo...

Hermoso!!!
pero en privado te digo qué y a quién me hizo recordar.

Espero estés bien.

besotesss!!!!
todo un lujo , dos posts comentados !! si me leen me matan!

Patry

Max dijo...

En otra ocasión habrá que hacer más horas extras...o empezar antes ;-)

Besoss!

salvadorpliego dijo...

Esto requiere continuación… ¿Y qué pasó después?
Me dejaste con deseo de más.

Bien por esta historia. Un fuerte abrazo.

Howard Yoseph dijo...

Hola amigo, si quieres intercambiamos banners, cualquier cosa me avisas, estoy por aqui

http://howardyosephmiblog.blogspot.com

Ricardo dijo...

Cuán real es lo que has contado... A quien no le ha sucedido algo asi o parecido ??
Creo que un gran porcentaje de secretarias tiene experiencia al respecto, no ?

Diana dijo...

Muy bueno !! Una cosa bastante frecuente que pocas veces se cuenta... pero qu existe...existe.
Doy fe !!

panterablanca dijo...

A esta oficina me gustaría ir a mi, jajajajajajajaja!!!
Besos felinos.

EMBRUJADA dijo...

Otra visiòn bien diferente y tentadora de echar todas las horas que hagan falta ..jeje.

Besitos querida Rebeca.

Embrujada.

sumisas barcelona dijo...

Visita nuestra web y disfruta de nuestras
bellisimas putas barcelona escorts, de nuestras cálidas
instalaciones en uno de los mejores
locales de BCN.

M@R dijo...

en fin,,,
todo es posible en lo virtual,,,

abrazos,,,

Rebecca dijo...

Ufffff! y justo ahora quitaron las horas extras en mi despacho también ;-)
qué aburrido!!! jeje...