Rendida a tus pies


Anhelo tus ardientes besos
tus caricias sabias
tus miradas tiernas
que me acometas salvajemente de nuevo
después de habernos amado sin freno.
Quiero beber de tu copa plena de pasión...
dormir abrazados después,
agotados y satisfechos.
Me inspirás tantas cosas, mi cielo,
salvajes y tiernas
prohibidas y plenas
porque creo que esto
realmente es AMOR.
Y estoy rendida a tus pies, sintiéndome
como jamás antes me sentí.
Príncipe mío,
gracias por despertarme de mi largo sueño.
 Esta noche estaré mirando el cielo y las estrellas
pensándote de nuevo.

2 comentarios:

Bilingord dijo...

Hola Rebecca. ¿Como anda todo por alla? Te comento que te he dejado un premio por aquí en mi blog! Felicidades y un saludo grande

http://elotroladodelcirculo.blogspot.com.ar/2014/02/nominando-y-recibiendo-los-liebster.html

Luis Oscar Salomón dijo...

Es el tipo de pasión que sentía por mi ultima novia... lastima que para ella no fuera igual por temores de su mente...

Me encanto =)